lunes, 9 de agosto de 2010

LA CASPA

ASESORIA DE IMAGEN PERSONAL

CRONICAS DE UN PELUQUERO

LA CASPA


          La caspa o pityriasis es una de las afecciones más comunes del cuero cabelludo. Es una infección micótica (no apreciable a simple vista, producida por hongos (pityrosporum ovale) principalmente, y afecta a un treinta por ciento de la población del mundo desarrollado. Este hongo se encuentra en la superficie de la piel y es el responsable de metabolizar la grasa humana o riego hepicutáneo.

          La caspa se caracteriza por la presencia de partículas de color blanco amarillento en el cabello y cuero cabelludo debido a la renovación de las células de la piel que en su ciclo natural, esta renovación, consiste en la sustitución de estos elementos o piel muerta por otras células activas y se produce aproximadamente una vez cada treinta días. En este caso las pequeñas partículas de piel extinta empujadas por los nuevos brotes hasta su total desaparición son casi inexistentes o no se hacen visibles. En el transcurso anormal, este hongo tiene un desarrollo demasiado rápido como consecuencia del metabolismo acelerado, representa un desequilibrio y el resultado es que el ciclo de renovación de la piel se siente afectado precipitando su habitual proceso y reduciéndolo hasta la mitad del tiempo aproximadamente, por tanto esa piel muerta se desprende en briznas de más tamaño (comúnmente denominado como caspa) y por ello se hacen más visibles apareciendo incluso picazón en el cuero cabelludo.

          Según los expertos hay otros factores que pueden influir en el desarrollo de la caspa algunos de ellos son: las estaciones climatológicas, la alcalinidad de algunos productos utilizados para la higiene, ( aunque en este caso yo me reservo mis dudas) la predisposición genética, algún tipo de alergia, determinadas dietas alimenticias y el estrés.

          Ciertas teorías, de manera equivocada, aconsejan que el lavado de cabeza se haga con menos frecuencia creyendo que el efecto desecador del detergente, que contienen los champús, produce o empeora la sintomatología de la caspa. Sin embargo, no es así, puesto que ese efecto de resecamiento de la piel nada tiene que ver con la inflamación y las derivaciones adversas que produce la caspa, es si acaso, una descamación de la piel producida por desecamiento que puede evitarse utilizando, para el lavado, un champú de ph ácido o en su defecto aplicando, después de cada lavado, un acondicionador adecuado contribuyendo con ello a la hidratación, limpieza y eliminación total de cualquier tipo de impureza producida o depositada sobre la piel.

          En cuanto a su eliminación hay varios tipos de tratamientos a seguir. La primera recomendación es muy sencilla se trata de mantener la higiene apropiada y si para ello es necesario lavarlo todos los días así se debe hacer para evitar de esta forma la proliferación de bacterias. El Segundo paso es desinfectar, esto se hace usando un champú o loción anticaspa. Estos tratamientos contienen componentes antifúngicos.
          Algunos de los ingredientes activos más usados de última generación son: ketoconazol, piritionato de zinc, ácido silacilico, zinc pyrithione y ciclopiroxolamina.

          Los champúes pueden contener uno o varios de estos ingredientes. La mayoría de los médicos recomiendan alternar el uso de champúes que contengan diferentes componentes activos para que el tratamiento sea más efectivo y eficaz ya que la caspa normalmente es persistente y no se cura totalmente, al contrario, reaparece en ciclos. Por tanto deben tomarse medidas para mantenerla bajo control. El inicio de todo tratamiento debe ser intensivo y se debe reducir a medida que los síntomas mejoran. Los tratamientos intensivos no pueden usarse por periodos prolongados, ya que irritan el cuero cabelludo pudiendo contribuir de esta forma a la proliferación de más caspa. Al usar champúes o lociones anticaspa es preciso dejarlos reposar en el pelo por unos pocos minutos para garantizar su eficacia. Una vez que la caspa se elimine es aconsejable utilizar el champú de tratamiento de forma moderada, es decir, tres o cuatro veces al mes para mantenerla bajo control y evitar que de nuevo prolifere. Si la caspa no remite con champúes o lociones una visita al dermatólogo es lo más aconsejable.
          En cuanto a la estética, si perseguimos o pretendemos la buena imagen, la caspa es un mal aliado para conseguir este fin puesto que sus resultados, las consecuencias estéticas de la caspa contribuyen de manera negativa en el perfil de la persona. Transmiten, a primera vista, una gran carencia de higiene ya que las múltiples partículas repartidas por la indumentaria, en especial el cuello y los hombros, aparentan suciedad y un cúmulo de efectos desagradables originando una mala imagen externa para quien lo soporta.

















--

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
SALAMANCA, Salamanca, Spain
Entusiasta de la imagen externa, las buenas maneras y todo lo que esté relacionado con el medio natural