martes, 8 de junio de 2010

LA ELEGANCIA DE LO NEGRO


ASESORIA DE IMAGEN PERSONAL


                          CRÓNICAS DE UN PELUQUERO


                                                  LA ELEGANCIA DE LO NEGRO




          No es mi intención forjar este comentario pensando en el color de la piel de las personas y mucho menos debido a pensamientos o sentimientos racistas que solo pueden ocasionar problemas si no se tienen en cuenta otras consideraciones que son las que de verdad forman parte de la esencia y la condición del individuo. Tampoco quiero con ello poner negro sobre blanco ni blanco sobre negro. Me limitaré a expresar una idea a cerca del concepto, que yo tengo concebida, sobre el color negro, muy contraria a los pensamientos de otros sujetos.

          La naturaleza tan inmensamente sabia y suficiente nos pinta la vida de innumerables colores, basta salir al campo en primavera y vislumbrar esa magia de contrastes de colorido y diversidad de tonos a través de los estrictos colores del espectro, todo un abanico de colorimetría que hacen de ello un amplio edén alfombrado que nos permite sumergirnos casi en paisajes de leyenda. ¿Por qué ante tan admirable espectáculo que podría considerarse como un gran alarde de ficción hemos de pensar o aceptar que el negro en contraposición a todo esto es un color, para muchas gentes, considerado como elegante?.

          Pienso que la única razón para sostener ese criterio es que el color negro focaliza, es decir, contrae la materia ante la percepción del ojo humano, desdibuja los contornos de las formas y de la figura humana haciendo de ello un espejismo virtual, una ilusión, la realidad distorsionada a través de la cual la persona, entrada en kilos principalmente, se ve menos gruesa y más favorecida. Es por ello que el color negro es el más utilizado por los diseñadores de ropa ya sean de alta costura o no, puesto que perfila esbeltas y esculturales siluetas en modelos, especialmente, de pasarela donde los focos de las luces y de las cámaras así como los aplausos de la concurrencia dejan en un segundo plano que esos dinámicos cuerpos rayan con la anorexia.

          Si esto de verdad fuere así, me parece un mal argumento y de vacua consistencia. Mi percepción y según las sociedades occidentales el color "negro" es utilizado, casi siempre, con connotaciones negativas. El color “negro” entraña dolor, tristeza, se asocia con el luto en nuestra cultura. Es la penumbra, el no poder ver lo que hay más allá de ese tapiz oscuro que blinda la noche y que a lo largo de la historia esta cargada de experiencias negativas de toda índole. La oscuridad es “negra” es miedo, es lo contrario a la luz y el día.

          En el clasismo tradicional de estas culturas occidentales, en épocas no lejanas, una piel pálida implicaba una distinción entre la gentileza y el intelecto “propio” o doméstico en oposición a la rudeza del mundo exterior.

          En otro orden de cosas, existen infinidad de periódicos etiquetados como periódicos de anales “negros” porque sus publicaciones hacen referencia a acontecimientos infaustos o dolorosos. Ya en época de los romanos marcaban los que consideraban como días aciagos o negativos con piedras “negras”.

          Se conoce como Julio “negro” al genocidio tamil por el gobierno de Sri Lanka. Septiembre “negro” es el nombre del conflicto civil acontecido en Jordania en 1970. Y Jueves “negro” se denomina al jueves del 24 de Octubre de 1929, que es cuando empieza la gran depresión financiera con la caída de Wall Street y cuyos efectos ocasionaron desequilibrios en todas las economías del mundo.

          También, como peste “negra” es conocida la epidemia que asoló Europa en el siglo XIV, catalogada como el azote mas fuerte que haya sufrido este continente en cuanto a desgracias humanas y ver por ello mermada su población debido a los masivos fallecimientos que ocasionó.

          El “negro” significa frecuentemente ambigüedad, secreto o lo desconocido. Una caja “negra” es un artificio cuyo funcionamiento interno se halla oculto. El término agujero “negro” se aplica en astronomía al resultado del colapso gravitacional de una estrella. Una lista “negra” define personas o instituciones indeseables o marcadas por una mala conducta o diligencia. El humor “negro” se refiere a chistes perniciosos y a un estado de ánimo negativo. Un mercado “negro” es aquel que utiliza malas prácticas y es por ello que se considera ilegal. Un pensamiento “negro” encierra, casi siempre, una idea fatalista o infame. Y así una larga lista de connotaciones negativas asociadas al color “negro”.

          El color “negro” pienso, imprime seriedad, vigoriza las facciones del hombre y rompe con la ternura de la expresión femenina mostrándola más hostil y distante.

          Por otra parte, en esa impresión subjetiva que los colores ofrecen por si mismos, en lo que al peso se refiere se considera pesado puesto que aumenta esa percepción del peso aspecto, este, contrario a las percepciones de esbeltez y de elegancia que se le atribuyen.

          Expuesto este argumento, a mí, personalmente, se me ocurre la siguiente reflexión: si el "negro” es la ausencia de color ya que no refleja ninguna radiación visible y si el color depende de la capacidad que tiene la materia para captar o reflejar la luz, me permito decir que ante la incapacidad de este color para reflejar esa luz, dicho color "negro” no solo no es elegante ese color no existe.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
SALAMANCA, Salamanca, Spain
Entusiasta de la imagen externa, las buenas maneras y todo lo que esté relacionado con el medio natural