jueves, 17 de noviembre de 2011

CÓDIGOS DE COMUNICACIÓN

  ASESORIA DE IMAGEN PERSONAL


    CRÓNICAS DE UN PELUQUERO


                                                                                          CÓDIGOS DE COMUNICACION


          Las aptitudes a las que hacía mención en mi comentario anterior, me refiero a la buena presencia y el saber estar, son claves en la dinámica de la información con relación siempre a la imagen personal.

          Sirven de códigos de comunicación, que vamos asimilando en nuestras vivencias y experiencias y abarcan todos y cada uno de nuestros actos. Buena parte de la comunicación está basada en claves o códigos a través de los cuales somos capaces de entendernos sin necesidad de utilizar nuestro lenguaje escrito o hablado ni tan siquiera los gestos..

          Estos códigos, de los que nos servimos diariamente son un conjunto de signos, en muchos casos comunes a los sistemas y constituyen la base fundamental de la comunicación.

          Los percibimos a través de los sentidos, solo tenemos que estar atentos y nos dan información relativa sobre los demás y sobre lo que ocurre dentro del campo de acción en el que actúan estos sentidos.

          Existen modos de comunicación, no lingüísticos, de todo tipo, como ejemplo: los códigos aéreos, marítimos y terrestres. Sus signos juegan con la luz y los colores, con las formas geométricas, las rayas, los discos, etc..

          Códigos de comunicación gráficos: mapas, planos, esquemas, bosquejos de estadísticas y otros que no voy a mencionar.

          Códigos de comunicación numéricos: Documento Nacional de Identidad, número de matrícula de los automóviles, número de calle o plaza, número de Teléfono...

          Códigos de comunicación denominados de causa efecto, ya que con ellos se conjuga dicho concepto. El humo es un ejemplo claro de código de comunicación de causa efecto, así, si vemos salir humo copioso por la chimenea de algún inmueble no nos produce ninguna alarma, pensamos que es un humo controlado puesto que la chimenea es el lugar adecuado para fluir, pero si observamos que por las ventanas de algún edificio habitado, sale humo con mayor o menor intensidad, si nos produce alarma y preocupación puesto que las ventanas no son los conductos lógicos de canalización del humo y de inmediato pensamos que se ha producido un incendio. La causa es el incendio y el efecto es el humo.

          Códigos impuestos, como las señales de tráfico, las flechas que nos indican que puerta tenemos que utilizar para acceder a los distintos lugares donde así lo han determinado o aquellos, de reciente implantación, que en espacios públicos nos advierten mediante diseños gráficos que no está permitido fumar.

          Pero principalmente quiero enumerar algunos que, de manera más concreta, se relacionan con la asesoría de imagen personal, entre ellos existen códigos de comunicación emotivos: son los que nos comunican el estado de ánimo de las personas, incluso, las ambiciones y, los trasmitimos a los demás a través de la imagen externa y de la expresión. Como sabemos, se puede llorar tanto de alegría como de tristeza, en cualquiera de los casos la expresión del rostro y la expresión en general es diferente y cualquiera es capaz, sin necesidad de adivinanzas, de saber cual es el motivo del llanto, si el regocijo o la desazón.

          Códigos gestuales: cuando el código empleado es, como su propio nombre indica, por gestos que de manera tan habitual y sin ningún tipo de reparo empleamos en la comunicación y mediante los cuales podemos apreciar , tanto la normalidad del individuo que gesticula como su malestar o nerviosismo.

          Códigos acústicos: cuando el código empleado es sonoro y, a su vez, somos capaces de identificar o diferenciar si el sonido que percibimos pertenece al pitido de un tren o al de un buque submarino, y de esa misma manera, por su entonación, distinguimos si la persona que nos habla tiene una actitud normal, si se encuentra irritada o por el contrario revela satisfacción.

          Códigos de conducta y buenas maneras: el saludo hacia los demás, ofrecer nuestro asiento a una persona mayor, abrir la puerta para que pase o dar preferencia en la acera, tanto a mujeres como mayores, algo que nos advierte sobre conceptos de educación.

          Además de otros códigos, algunos muy sutiles y elaborados que son los que suelen utilizarse en temas publicitarios o denominados de marketing para crear en el usuario la necesidad y el deseo de consumo de aquello que se anuncia o se promociona.

          Y es que, desde épocas pretéritas, el hombre, en clara estrategia por hacerse la vida más agradable, ha imaginado y confeccionado todo tipo de ideas, herramientas, instrumentos, prendas de vestuario, etc. y aunque el propósito haya sido utilitario, su presencia transmite importantes mensajes sobre: forma de vida, nivel de desarrollo, cultura a la que se pertenece, grado intelectual del individuo, grupo de inserción, forma de ser y hasta gustos personales que pueden directamente relacionarse con la imagen y, transmitimos o captamos estos estados a través de la imagen externa, de la expresión y de las habilidades sociales.


          Es evidente que en vistas de todo esto, de forma consciente o inconsciente estamos de manera permanente emitiendo mensajes, a menudo equivocados por el desconocimiento o el mal uso de los códigos de comunicación y eso conlleva que nuestra imagen sea incorrecta o inadecuada y aquello que proyectamos hacia los demás para nada se corresponda con el mensaje que necesitamos transmitir. Es esta disciplina, la asesoría de imagen personal, la encargada de proporcionarnos la información apropiada y evitar, de esta guisa, que se produzcan esos deslices y en consecuencia los desajustes en nuestra imagen.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
SALAMANCA, Salamanca, Spain
Entusiasta de la imagen externa, las buenas maneras y todo lo que esté relacionado con el medio natural