miércoles, 20 de abril de 2011

LA COMUNICACIÓN EN LA IMAGEN PERSONAL



ASESORÍA DE IMAGEN PERSONAL

                  CRÓNICAS DE UN PELUQUERO

                                                 LA EXPRESIÓN ORAL

          Aunque admitimos la comunicación como el intercambio de información, la etimología de la palabra comunicación se refiere a la común acción, es decir, una coordinación de acciones, lo que supone algo más que un intercambio de información.
Los seres humanos, por naturaleza, somos seres comunicativos que interpretamos la información de manera particular y dependemos, críticamente, de nuestra capacidad para comunicar con el fin de afrontar mejor las instancias de la vida dentro de una sociedad tan confusa como diversa.

          La comunicación es un proceso recíproco entre personas y sus efectos dependen tanto del interlocutor como del que recibe o interpreta, es decir, del receptor. En este proceso de causa-efecto lo central se basa en el resultado o mutua influencia entre personas, pero es necesario comprender algunos elementos capitales que establecen su importancia en el ámbito de las relaciones humanas y es que toda conducta, actitud o inhibición, lleva implícita la comunicación.

          Sin ningún temor a la equivocación se puede asegurar que la comunicación cumple diversas funciones, las cuales se pueden sintetizar en que ésta es una fuente básica de aprendizaje interaccióna para la satisfacción de mutuas necesidades y, a su vez, factor determinante de la relación interpersonal nutriendo a los individuos de información, es, además, un potente medio de influencia en las actitudes y en el comportamiento de los demás.

          Entre los diferentes tipos de comunicación, quiero, en este capítulo, centrarme en la comunicación oral que, como es sabido, es aquella que se establece entre varias personas teniendo como medio vehicular el aire y como punto de encuentro el idioma.

          Mediante la técnica de la palabra, de manera más o menos ordenada, vocalizamos y hacemos legibles nuestras ideas teniendo como finalidad que nuestro mensaje sea recibido y comprendido, por los demás, con la mayor claridad posible, de ello dependerá el tono, la modulación de la voz, la velocidad, la capacidad de dramatización o entusiasmo, el contenido y como no, el lenguaje, este ha de ser claro y conciso evitando las expresiones vanas, las palabras rudas, la pereza fonética, las cacofonías, etc. Quizá con estas escuetas indicaciones se cumplan las cuatro máximas implicativas, de Paul Grice, para llevar a cabo una buena comunicación oral: cualidad, cantidad, relevancia y manera.

          Concebida para el entendimiento entre las gentes, decía de la comunicación Don Manuel Azaña: un discurso o bien es útil y por tanto destinado a promover una acción o bien es bello y se dirige al mero placer. “Hablar” es un placer de los más vivos que nos ha procurado la inteligencia, como otro de los grandes placeres, el de hablar es contagioso y comunicativo.

          La comunicación, bien entendida y empleada, ha de servir de instrumento y complemento de la buena imagen. Idónea para potenciar el mensaje que necesitamos transmitir, tanto por su adecuada particularidad como a través y mediante los otros activos en los que se apoya. Capaz de adaptarse y transformarse, en relación siempre, a los cambios futuristas y de modernidad que exige nuestra sociedad. No ser conscientes de esta realidad o actuar de espaldas a ella es desconocer por completo el alcance y la valía de tan preciada habilidad. A nadie se le escapa que un buen orador se encuentra en mejores condiciones o más cercano del éxito y, de las oportunidades, tanto, sociales como profesionales.

          Una herramienta sublime que, sin menospreciar a ninguno de los soportes que configuran y caracterizan los rasgos del individuo, de manera privilegiada, no solo debe formar parte de ese amplio bagaje de dispositivos que dan forma y totalizan la apariencia, si no, que, ha de ser el mayor de los emblemas y recursos que tengamos a nuestro alcance. Ha de ser utilizada como estrategia y elemento indiscutible de cohesión en el reencuentro de esa realidad entre el espíritu y la imagen y a la inversa, que debe suponer el gozo personal y el de quienes nos observan y procurar que nunca caiga desuso.
Quien al día de hoy apuesta por la comunicación estará haciendo una apuesta eficaz y futurista.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
SALAMANCA, Salamanca, Spain
Entusiasta de la imagen externa, las buenas maneras y todo lo que esté relacionado con el medio natural